La leishmaniosis es una enfermedad infecciosa provocado por un parásito que se transmite por la picadura de un tipo de mosquito llamado flebótomo, y puede llegar a ser mortal para los perros si no se trata inmediata y adecuadamente. Para detectarla, existe una prueba, el test de leishmaniosis, que puede detectar la infección por leishmania. A continuación, te explicamos qué es este test y cuándo hay que realizarlo.

Cada animal responde de manera distinta a las infecciones parasitarias. Algunos nunca muestran síntomas porque su cuerpo consigue controlar la infección y otros los muestran prácticamente desde las primeras horas. Además, los síntomas concretos de la leishmaniosis son bastante variados y no se dan todos en todos los perros. Por eso hay que estar muy atento para detectarlos y llevar a nuestro amigo peludo al veterinario de inmediato.

Los perros a los que hay que hacer el test son aquéllos que:

  • Tienen muchas lesiones en la piel, ojos y articulaciones y presentan problemas de movilidad.
  • Sin presentar otros problemas y estando aparentemente sanos, tienen algunas lesiones en la piel o en los ojos.
  • Perros que no tienen lesiones pero que adelgazan sin motivo o muestran síntomas de cansancio e inapetencia.

En estos casos, debe acudirse al veterinario, que realizará los tests necesarios para encontrar o descartar la enfermedad. Los tests más habituales para detectar leishmaniosis son:

  • Análisis de sangre. Rápido, se hace en la consulta misma.
  • IFI o ELISA de leishmania, que es una prueba que detecta los anticuerpos de la enfermedad, si es que el cuerpo los ha producido.
  • Citología de médula ósea o biopsia de tejidos. Se realiza cuando el perro tiene síntomas, pero las otras dos pruebas dan negativo.

Posteriormente, si alguna de las tres da positivo, se realiza un análisis completo de sangre y orina para determinar en qué grado de desarrollo se encuentra la infección. Si tienes más dudas sobres los test de leishmaniosis no dudes en contactar con nosotros.