Normalmente, en épocas de mucho calor, puede darse el caso de que nuestro perro de muestras de un evidente agotamiento. Este es producido por el sobrecalentamiento que las altas temperaturas provocan en él. Los perros, no tienen la misma facilidad para transpirar que los humanos, y aunque de alguna manera  regulan su temperatura corporal por medio de ciertas glándulas sudoríparas situadas en sus patas, estas no son suficientes, así que se ve obligado a respirar rápido por la boca, en lo que conocemos como jadeo. Aun así, muchas veces todo esto no es suficiente para evitar que se sobrecaliente, y puede presentar lo que se denomina síndrome de agotamiento

El denominado golpe de calor, puede producirse cuando la temperatura corporal del animal se eleva por encima de su temperatura normal. Una temperatura mayor de 39.4 °C dejaría de considerarse como normal. Cuando esta aumenta y alcanza los 41 °C o superior, el peligro de sufrir un golpe de calor para el perro es inminente, ya que sus órganos podrían empezar a dejar de funcionar, e incluso podría sufrir un paro cardíaco.

¿A qué signos debemos prestar más atención?

  • Jadeo excesivo: Es el primer síntoma de un sobrecalentamiento. Si la cosa va a más, el perro puede perder el conocimiento o sufrir convulsiones, vómitos, e incluso diarrea.
  • Menos respuesta a la órdenes: Podría ser un signo evidente de que algo no funciona bien; nuestro perro responde menos de lo habitual a las órdenes que normalmente está acostumbrado a recibir. Un ejemplo sería que al llamarlo por su nombre, en lugar de venir hacia ti, se alejara en sentido contrario.

¿Cuáles son los principales factores de riesgo?

Existen perros, según la raza, con una mayor probabilidad de verse expuestos a un sobrecalentamiento y presentar un síndrome de agotamientoTambién los perros más jóvenes, y los más ancianos, presentan mayor vulnerabilidad a los golpes de calor. Así como los perros de pelajes muy largos o gruesos. Perros con sobrepeso, o extremadamente activos, o los perros de cacería son también más susceptibles de padecerlo, especialmente en épocas especialmente calurosas.