Si tu gato ya ha alcanzado la madurez y tiene más de seis meses es posible que sea papá o mamá de varios gatitos… pero si no planeas esto para tu mascota, lo mejor es que lo esterilices. Esterilizar gatos evita que sus dueños tengan que hacerse cargo de gatitos no deseados, pero también protegerá a los felinos de ciertas enfermedades.

¿En qué consiste la esterilización?

La esterilización es una operación quirúrgica que tiene como objetivo anular permanentemente el celo, así como la posibilidad de reproducción del animal. En los gatos las operaciones más comunes son la vasectomía y la castración. En las gatas las dos cirugías generalmente practicadas son: la extracción de ovarios y del útero y el lacado de las trompas de Falopio, más fácil de hacer. El riesgo de todas estas operaciones quirúrgicas es mínimo y siempre se utiliza anestesia. Los gatos no necesitan ser hospitalizados y se recuperan en dos o tres días.

¿Por qué debo esterilizar a mi gato?

Esta operación busca cumplir con varios objetivos, son:

  • Evitar la sobrepoblación animal y, en consecuencia, eliminar el problema del abandono de gatos.
  • Reducir o eliminar el número de gatos que viven en las calles, en malas condiciones y que pueden causar diversas infecciones y enfermedades que pueden afectar a los seres humanos.
  • Estudios científicos certifican que la esterilización impide que el animal contraiga enfermedades relacionadas con el proceso de reproducción y parto, en el caso de las hembras.

Uno de los principales beneficios de la esterilización para los animales es el aumento de la esperanza de vida y también de la calidad de vida de su gato, ya que reduce la posibilidad de graves problemas de salud, incluyendo: enfermedades infecciosas, leucemia e inmunodeficiencias felinas, cáncer de mama, problemas de embarazo, heridas en gatos debidas a peleas (consecuencias del celo), infecciones uterinas y embarazo psicológico.

Ponte en contacto con nosotros o ven a visitarnos para informarte sobre la esterilización de los gatos.