Generalmente, los perros suelen morderlo todo, sobre todo el la etapa en que es cachorro ya que, como a los bebés, la nueva dentición les supone dolor y les alivia morder todo lo que encuentran. Si la toman con una zapatilla vieja o algo sin valor no pasa nada, pero cuando le de por morder muebles o cosas más valiosas ya no te hará tanta gracia. Te ofrecemos unos pequeños consejos que puedes seguir para evitarlo, pues a veces se prolonga y lo convierten en un hábito en la edad adulta.

Consejos para que mi perro deje de morder los muebles

En lugar de pegarle o regañarle, lo mejor es que selecciones los objetos que sí puede morder y se los ofrezcas. Para ello, existen multitud de clases de mordedores para perros que te serán de utilidad, pero búscalo siempre acorde a su edad y tamaño. Cuando muerda el objeto seleccionado, debemos premiarle para que entienda que lo ha hecho bien y reforzar su conducta positivamente.

Deja sus juguetes siempre a su alcance y si aun así observas que tu perro va a morder otra cosa, redirige su atención hacia su mordedor. Por otra parte, si le da por morder manos y pies y te hace daño, finge un dolor desmesurado y apártate para que le quede claro que no debe hacerlo.

En la etapa adulta, las razones más habituales por las que tu perro puede dedicarse a morderlo todo son: ansiedad cuando se encuentra solo, estrés, hiperactividad, apatía, aburrimiento, falta de ejercicio físico …

Para lograr que tu perro deje de morderlo todo primero identifica la causa concreta, realiza hábitos positivos y compra un mordedor. Dedica al menos una hora al día para jugar con tu perro y realiza después ejercicios de relajación con él. También puedes utilizar feromonas, hormonas artificiales para ayudarle a sentirse relajado y a mejorar sus niveles de estrés y ansiedad.

Si nada de esto funciona, debes probar otras soluciones. Quizás deberías plantearte visitar a un adiestrador canino o un etólogo, sabrán asesorarte y ayudarte con tu problema.