Muchas personas no tienen en cuenta el tipo de pienso para perros que le compran y alimentan a su amigo de manera inadecuada. Es importante hacer una serie de valoraciones antes de comprar un pienso para nuestro perro y vamos a hablar de ello a continuación.

Los piensos más adecuados para mi perro

En primer lugar, debemos tener en cuenta que es fundamental que invirtamos en un pienso de calidad para nuestra mascota, del mismo modo que para nosotros los humanos, tratamos de comprar alimentos sanos, para nuestro perro deberemos proceder del mismo modo.

Un buen pienso para nuestro perro debe contener nutrientes de granos frutas y vegetales, ya que les aportan vitaminas y minerales que necesitan. Tenemos que tener en cuenta que los perros no son carnívoros estrictamente (algo que sí ocurre con los gatos) y es por ello importante escoger un pienso que aporte la mayor cantidad de nutrientes necesarios para un buen desarrollo. Para elegir bien, es fundamental leer bien la etiqueta del producto, trataremos de que contenga al menos un 70% de carne.

  • Pienso según el tamaño de nuestro perro: Los perros de razas pequeñas no pueden comer fácilmente las croquetas de tamaño grande. Por su parte, los perros de raza grande suelen necesitar un mayor equilibrio entre algunos nutrientes para garantizar una buena salud muscoloesquelética. Por este motivo es fundamental comprar un pienso indicado para el tamaño de la raza de nuestro perro.
  • Piensos para cachorros: Si tenemos un cachorro, para garantizar un crecimiento adecuado, la alimentación jugará un papel básico. Trata de comprar alimentos específicos para cachorros durante esta etapa de la vida de tu perro, incluso puedes tener en cuenta en qué etapa se encuentra, ya que hay comidas adecuadas para los cachorros según el número de meses que éste tenga.
  • Piensos con necesidades dietéticas: Si tienes un perro con necesidades dietéticas concretas puede ser mucho más complicado que alimentar a un perro sin dichos problemas. En estos casos lo más aconsejable es consultar a nuestro veterinario y éste nos recomendará algún pienso concreto. Si no nos convence la marca que el veterinario nos indique, siempre podemos tener como referencia la etiqueta de dicho pienso.