La insuficiencia renal es una enfermedad bastante común en gatos de edad avanzada, principalmente a partir de los 10 años de edad. Se trata de una enfermedad crónica que sufre uno de cada tres gatos mayores de 10 años y más de la mitad de más de 15 años. Pero, ¿qué es la enfermedad renal gatos y cuáles son sus síntomas y tratamientos? Presta atención, te lo explicamos.

Qué es la insuficiencia renal: síntomas y tratamientos

La insuficiencia o fallo renal en gatos se produce cuando los riñones dejan de funcionar de manera correcta. A pesar de que suele aparecer en gatos de edad avanzada, como dijimos al principio del post, también pueden padecerla los gatos jóvenes debido a diversas enfermedades como las infecciones bacterianas en los riñones, tumores renales o riñones poliquísticos, entre otras.

Los riñones se encargan de limpiar la sangre de toxinas y de mantener un nivel de agua y electrolitos adecuado para el organismo. Además, controlan la presión arterial, regulan el contenido ácido de la sangre y son los responsables de generar la hormona eritropoyetina, encargada de estimular la producción de glóbulos rojos por la médula ósea.

Por todo ello, y considerando lo vital de sus funciones, el fallo renal en gatos puede producir anomalías en su organismo como anemia, hipertensión o deshidratación. Es importante conocer los síntomas para que puedas detectar cuanto antes esta enfermedad renal gatos, pues suele ser silenciosa. Los síntomas acostumbran a aparecer cuando el riñón comienza a deteriorarse, por lo que debes prestar atención a estos indicios de alerta:

  • Bebe mucha agua y orina más de la cuenta.
  • Pérdida de peso.
  • Falta de apetito.
  • Úlceras en la boca y halitosis.
  • Vómitos.
  • Deshidratación.
  • Pelo estropeado.
  • Letargia y estado depresivo.
  • Debilidad del animal en general.

A modo preventivo, ten cuidado con su dieta, reduce las proteínas, el fósforo y la sal, así como es recomendable mezclar el pienso con comida húmeda para una mejor hidratacióno. El agua debe estar siempre limpia y fresca y hazle chequeos periódicos a partir de los 8 años en su veterinario para detectar esta enfermedad precozmente.

Visita nuestras clíncias con tu gatito para hacerle una revisión