Cuando adoptamos un gato enseguida se convierte en un miembro más de la familia. Visitar regularmente al veterinario es fundamental para asegurarnos de que se encuentra sano. Uno de los problemas de salud más habituales entre nuestros pequeños amigos está relacionado con sus riñones.

Vamos a ver cuales son los síntomas de la insuficiencia renal en gatos y cómo prevenir y tratar esta dolencia para que vivan junto a nosotros muchos años sanos y felices.

Síntomas de la insuficiencia renal en gatos

Hay muchos factores distintos que pueden provocar la insuficiencia renal en nuestras mascotas. Los más habituales son las infecciones por bacterias, toxinas, tumores, etc. Los gatos más mayores también pueden sufrir problemas renales a partir de los 15 años.

El deterioro renal de los gatos es lento y degenerativo, por ello muchas veces no nos damos cuenta de lo que les está pasando. Si se descubre a tiempo se puede controlar y evitar que sufran cuando se hacen mayores.

Si notas que tu gato presenta alguno de estos síntomas acude a tu veterinario para que lo revise y comience su tratamiento en caso de necesitarlo:

  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Falta de movilidad.
  • Depresión o tristeza.
  • Pérdida de apetito.
  • Bajada de peso.
  • Mal aliento
  • Heridas en la boca o en el estómago.
  • Deshidratación.

Los veterinarios harán las pruebas necesarias para determinar si tu gato tiene insuficiencia renal y le administrarán los medicamentos necesarios para controlarla. El protocolo de diagnóstico habitual incluye análisis de sangre, análisis de orina y radiografías.

Para ayudar a nuestros gatos podemos alimentarlos con piensos especiales para mascotas con insuficiencia renal. Los veterinarios nos indicarán cuales son los hábitos alimenticios más recomendados para controlar la dolencia renal de nuestros pequeños amigos.

Aunque tu gato no presente ninguno de estos síntomas no debes dejar de hacerle revisiones periódicas para asegurarte de que sus riñones funcionan adecuadamente.

Ponte en contacto con nosotros o visita alguna de nuestras clínicas para hacer un chequeo a tu gato.