Toxoplasmosis: gatos y embarazo

La toxoplasmosis es una enfermedad que los animales pueden transmitir al hombre o viceversa. Se puede decir que es una enfermedad invisible y que posiblemente un gran número de personas padezcan sin darse cuenta.

Lo que se debe saber sobre la toxoplasmosis

Debido a ello y a la desinformación existente así como a la falsa creencia que esto afecta a las mujeres embarazadas, se producen muchos abandonos de gatos. En este caso, hay que decir que la convivencia entre gatos y embarazadas es completamente compatible.

Es necesario recordar que los felinos son los únicos animales que tienen la capacidad de liberar las formas del parásito toxoplasma gondii, que contagian al hombre. En la práctica totalidad de los casos, el contagio se produce cuando se ingieren los quistes del parásito en las verduras que no están bien lavadas, huevos crudos, carne poco hecha o embutidos, por ejemplo.

Cuando una mujer que no ha pasado antes esa enfermedad y por ende no cuenta con anticuerpos y se queda embarazada, si enferma, el feto puede llegar a tener hasta un 40%de posibilidades de sufrir malformaciones. Esta es una de las razones por las que muchas mujeres deciden deshacerse de sus mascotas.

Aunque se lleve al gato  a un hospital veterinario con la frecuencia recomendada, es importante recordar que muchos gatos no adquieren la toxoplasmosis. Los gatos que suelen contagiarse son aquellos que viven en libertad, comen carne cruda y cazan animales para comer.

A las embarazadas se les suelen hacerlas pruebas de la toxoplasmosis si se demuestra que han estado con contacto con este parásito, ya no hay que preocuparse. De lo que sí hay que preocuparse es de llevar una buena alimentación, de comer la carne bien hecha así como verduras y frutas bien lavadas, que es la principal fuente de contagio.

2018-09-06T07:56:13+00:00

Usamos cookies para mejorar experiencia de usuario. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies