¿Cómo llevar a mi gato al veterinario?

A diferencia de muchos otros animales, llevar a un gato al veterinario puede convertirse en toda una aventura. Cuando a un gato se le saca de su zona de confort se estresa y se ponen nerviosos, pero es algo que hay que hacer cuando se debe llevar al veterinario.

Consejos para llevar al gato al veterinario

Que el gato se estrese y pierda la calma, no quiere decir que nosotros también tengamos que hacer lo mismo. En este caso, hay que tener en cuenta que cuando los gatos ven que nosotros no estamos a gusto, ellos lo notarán y también se pondrán nerviosos.

Para llevarlos al veterinario se recomienda el uso de un transportín lo más funcional y práctico posible y a poder ser, que tenga puerta delantera, para una mayor comodidad a la hora de sacar y meter al gato.

Es lógico que el gato no entre en un lugar donde no ha entrado antes, por eso se recomienda que el gato se familiarice. Hay que dejar que días antes lo examine, lo que hará que sea mucho más fácil que se meta para llevarlo a hacer una revisión al veterinario, por ejemplo.

También se recomienda meter su manta preferida así como sus juguetes, para que no tenga miedo a meterse dentro. También se recomienda pulverizar el transportín con feromonas unos 30 minutos antes de ir al veterinario. Con ello se consigue que el gato se tranquilice y se pueda transportar de una forma más segura y tranquila.

Lo que no es buena idea es llevarlo en las manos, porque cualquier ruido de la calle podría asustarlo e intentará escapar buscando un sitio seguro. Por ello, lo más aconsejable es utilizar el transportín o una bolsa deportiva que tenga una capa de rejilla de nylon para que se sienta a gusto.

2018-10-10T06:39:36+00:00

Usamos cookies para mejorar experiencia de usuario. Si continúa navegando acepta nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies