Muchas personas dejan que el perro duerma con ellas en su cama. Sin duda es un gesto de amor entre animal y dueño, pero hay que plantearse la pregunta. Debe mi perro dormir conmigo o es mejor que duerma en su sitio.

Un aspecto a tener en cuenta es que además de aportar calor, con un perro durmiendo con nosotros se estrechan mucho los lazos afectivos entre el perro y nosotros, algo que todos los dueños de perros deberían tener con su mascota pero esto genera un problema.

¿Es bueno que nuestro perra con nosotros?

Cuando el perro se acostumbra, se puede crear una relación de dependencia grande entre ambos, especialmente en el animal. Esto puede provocarle estrés y ansiedad, algo que puede llegar a afectar negativamente a su salud y seguro que eso es algo que no quieres para tu peludo amigo.

Otro aspecto del por qué no debe dormir con nosotros es por temas de higiene. Si se tienen problemas de salud, podemos llevar a verlos agravados, sobre todo porque el pelo de los perros tiene bacterias que pueden afectar al sistema inmunitario, sobre todo si se tienen alergias, problemas respiratorios o alguna enfermedad que puede llegar a debilitar las defensas.

Por otro lado, los perros son territoriales y darles acceso a la cama, representa que pueden estar en lo más alto, donde suele dormir el líder de la manada. Esto puede hacer que delimite su territorio y pueda incluso llegar a orinar en la cama.

No hay que olvidarse que las almohadillas de los perros pueden recoger muchos ácaros y suciedad de todos los rincones, eso sin contar cuando se rasca estando en la cama. Lo más sensato es dejar que duerma en su cama y nosotros en la nuestra, por mucho que queramos a nuestro amigo.