En la actualidad, la evolución en el tratamiento de la leshmaniosis canina nos permite observar una mejoría clínica considerable, y mucho más rápida que años atrás.

De todas maneras, no se puede hablar todavía de una eliminación completa del parásito en los tejidos del animal, y se recomienda seguir un tratamiento basado en la combinación de los denominados: fármaco leishmanicida (antimoniato de meglumina o miltefosina), y fármaco leishmaniostático (alopurinol).

Probablemente, el antimoniato de meglumina sea el fármaco más efectivo conocido y probado hasta el momento. Su actuación, inhibiendo los ácidos grasos del parásito, es notable.

Dicha combinación de fármacos ha demostrado conseguir una mejoría clínica del perro atacado por la leshmaniosis en un intervalo de 1 a 3 meses.

¿Qué es importante tener en cuenta cuando el perro inicia un tratamiento contra la leshmaniosis?

Será primordial, una vez iniciado el tratamiento, el seguimiento continuo de su evolución. Ello tiene como objetivo la detección de posibles efectos adversos, derivados de la medicación, y demás posibles complicaciones.

Estos exámenes de seguimiento se realizarán con una relativa frecuencia, que variará en función de cada caso concreto… Siendo, inicialmente, una vez al mes lo más recomendable, pudiendo permitirse, en caso de una evidente mejoría clínica, una frecuencia menor.

Si se llega a la deseada mejoría clínica completa del perro afectado por leshmaniosis, habiéndose normalizado la mayoría de los valores, lo recomendable es seguir la pauta de un chequeo completo cada seis meses, para detectar, si las hubiera, posibles recidivas. 

La prevención, siempre lo mejor

Con la combinación de dos o más estrategias conseguiremos los mejores resultados. Primordialmente, prevenir la picadura de los flebótomos (mosquitos transmisores) mediante el uso de collares, las denominadas pipetas, o sprays, que aportarán las sustancias repelentes de estos insectos.

Existen vacunas destinadas a combatir la leshmaniosis, pero está comprobado que su eficacia no es del 100%, por lo que se recomienda siempre utilizar simultáneamente el uso de métodos repelentes en combinación con dichas vacunas.

En todo caso, recordar que, como con cualquier enfermedad, también con la leshmaniosis, una detección a tiempo nos ofrecerá mayores posibilidades de una exitosa curación.

Contacta con nosotros y te daremos cita para hacer una revisión a tu mascota.