Si estás notando que tu gato se orina a menudo fuera del arenero o que ha aumentado la frecuencia de las micciones debes llevarlo al veterinario para que le realice una exploración. Los gatos son animales muy limpios y les gusta hacer sus necesidades en la zona que les hemos habilitado.

Las alteraciones en la orina pueden ser el síntoma de alguna enfermedad como la hipertensión gatos. Los veterinarios son profesionales experimentados en las dolencias de los animales y le someterán a las pruebas adecuadas para determinar la causa de estas alteraciones.

Hipertensión en los gatos

Un aumento desproporcionado de la orina en tu gato puede ser el indicador de que sufre hipertensión. Son varias las causas que pueden provocar la hipertensión en nuestros pequeños amigos.

La insuficiencia renal crónica es una de las causas más habituales, aunque también se dan casos de hipertiroidismo y problemas relacionados con la mala alimentación. Si estás dudando si tu gato puede padecer hipertensión debes acudir cuanto antes al veterinario.

Puedes fijarte en su comportamiento para comprobar si es posible que sufra esta dolencia. Hay algunas acciones que pueden darte algunas pistas:

  • Pérdida de peso.
  • Alteraciones en la orina, aumento de la frecuencia o incontinencia.
  • Hiperactividad, estrés o ansiedad.
  • Ceguera repentina o falta de coordinación.
  • Cambios de conducta o de temperamento.
  • Utilización diferente de la caja de arena.

¿Qué puedo hacer para ayudarlo?

Aunque parezca obvio, lo mejor que puedes hacer por tu gato es llevarlo al veterinario lo antes posible. El veterinario le administrará la medicación necesaria para equilibrar su tensión arterial y te dará las instrucciones necesarias para cuidarlo en casa.

Cuidar su alimentación también puede ayudar a tu gato a mejorar su salud. Existen piensos especiales para gatos con insuficiencia renal. El cariño, las caricias y un entorno pacífico son la mejor receta para cuidar a nuestros mejores amigos.

Contacta con nosotros para más información.