Un perro necesita correr, saltar y jugar con su iguales cuando los sacamos de paseo, ya que es una necesidad fisiológica, mental y social. Sin embargo, la ley exige que vayan cogidos por correas, incluso en los parques, y que lleven bozal en el caso de las razas potencialmente peligrosas. Por suerte, hay una alternativa para poder soltarlos: los parques para perros.

Pipi Can Alicante

Los Pipi Can son parcelas con vallas o rejas, para evitar que nuestras mascotas se escapen, donde está permitido que los perros anden sueltos bajo la responsabilidad de sus dueños. Además, cada uno tiene la obligación de recoger los excrementos de su perro.

Estos son los parques para perros o Pipi Can de los que puedes disfrutar en Alicante:

  • Ciudad Jardín. Es pequeño y está próximo al Parque Lo Morant. El suelo es de tierra y tiene un dispensador de bolsas.
  • San Blas. Es el más pequeño de todos pero es el más próximo al centro de Alicante. El suelo también es de tierra y tiene expendedor.
  • Parque Gran Vía. Está en la zona de Bulevar del Pla y el suelo es de tierra, pero dispone de sombra en todo el parque, bancos, dispensador de bolsas y papeleras.
  • Parque Gran Vía – Fuente. Es el más amplio y completo de todos pero con poca sombra. Tiene bancos y una fuente, dispensador de bolsas y papeleras y el suelo es de tierra.
  • Tómbola. Su suelo es de césped y tiene muchos árboles. Además, su enrejado no deja escapar ni a los perros pequeños. Pero no tiene bancos, ni fuente ni dispensador.
  • Parque Haigon. El suelo es de tierra, no hay sombra, pero sí dispensador de bolsas y papeleras.
  • Golf San Juan. La zona Pipi Can se reduce a una pequeña fracción del total del parque. No tiene bancos, sombras ni fuente, pero sí cuenta con dispensador y papeleras.
  • Parque Camino del Faro. Tiene bancos, fuente, sombra, dispensador de bolsas y papeleras, pero es muy pequeño.