La causa por la que nuestro felino deje de comer o pierda el apetito es algo que debe analizar un profesional. En ocasiones, puede haber una patología grave detrás de la falta de apetito de nuestro gato.

Una vez descartada una patología previa, las razones por las que un gato deja de comer son varias, pero el estrés y un cambio de hábitos pueden ser la causa. En ocasiones, cómo viajar con gatos puede influir mucho en una futura reacción negativa del gato a su comida habitual.

No obstante, en muchas ocasiones bastan algunos trucos sencillos para resolver el problema si no hay una patología detrás.

TRUCOS PARA QUE TU GATO COMA

  • Modifica su lugar habitual de comida. Puede ocurrir que alguna causa, que un humano no aprecia, haga que el lugar habitual de comida de tu felino ya no sea el idóneo para él.
  • Opta por pequeñas tomas de algún alimento nuevo. El cambio gradual y paulatino de la dieta de tu felino puede ser la solución. Este cambio debe ser gradual y apostar en las primeras tomas por alimentos de fácil digestión como pates.
  • Atención al calor. Con la llegada de las altas temperaturas debemos buscar el lugar más fresco de la casa para que nuestro felino coma. El calor en el momento de comer un gato, le provocará incomodidad.
  • Los gatos necesitan purgarse. La acumulación de pelo en el aparato digestivo de un felino es la causa más habitual de falta de apetito. Los trucos para purgar un gato son numerosos, siendo la más habitual aplicar vaselina en una de sus patas para que tu felino la limpie y así expulsará luego con ella cualquier residuo que tenga.
  • Paciencia. Cuanto más obliguemos al gato a comer, más reacio será. Se debe tener paciencia y es aconsejable acompañarle a la hora de su comida para darle tranquilidad.

Recuerda, que desde VETERPET descartaremos cualquier patología y os ayudaremos a que vuestro felino “disfrute como siempre de su comida”