Mucha gente piensa que todos los perros saben nadar ‘por naturaleza’ pero esta afirmación no es del todo cierta.

Los perros, tienen el instinto de mover las patas cuando están en el agua para no hundirse, pero esto no quiere decir que sepan nadar o bucear. Cuando tu perrito se introduzca en la playa, río, piscina o cualquier otro medio acuático, presta mucha atención de cómo se comporta. ¿Tiene miedo? ¿Tiene dificultades para mantenerse a flote? Bajar la guardia podría tener consecuencias fatales y más todavía en zonas de corrientes.

Lo cierto es que mientras que algunas razas de perros tienen gran habilidad para desplazarse en el agua, a otras les resulta más difícil.

Razas de perro que nadan mejor

Golden Retriever

Este tipo de perros suelen presentar gran amor por el medio acuático, en ciertas zonas del mundo es habitual emplear a estos perros para cazar en zonas de pantanos.

Tienen caderas y patas anchas, muy fuertes, que hace posible que floten con relativa facilidad.

Perro de aguas español y portugués

Como su propio nombre indica, este tipo de perros suelen amar el agua.

Tradicionalmente, se empleaban como perros ayudantes en vascos pesqueros.

Terranova

Esta raza canadiense es ‘El nadador por excelencia’. Los terranovas se emplean como perros de salvamento marítimo.

Su gran habilidad se debe, sobre todo, a sus patitas palmeadas (funcionan de manera similar a las aletas) y sus capas de pelaje (le proporcionan aislamiento térmico e impermeabilidad).

Razas de perro que nadan peor

Existen determinadas razas caninas que, por su complexión o dificultades respiratorias, no poseen las cualidades para ser buen buen nadador, algunas de ellas son las siguientes:

Bulldog francés y bulldog inglés

La principal razón de sus malas habilidades a la hora de nadar del bulldog son sus dificultades respiratorias. No obstante, la anchura de su cuerpo tampoco le ayuda a este respecto.

Shi Tzu

Esta raza no presenta gran fortaleza física, hecho que hace que no sean buenos nadadores. Otro factor que dificulta que logre zambullirse con habilidad es su dificultad respiratoria, debido, entre otros factores, a la poca longitud de su cuello.

Galgo

Los galgos son perros con buena complexión para correr, pero su delgado cuerpo le impide nadar con gran habilidad.

Enseñar a tu perro a nadar

Zonas acuáticas poca profundidad

Para que tu amigo canino no tema al agua es imprescindible que la primera experiencia que tenga con ella sea amigable y divertida. Trata de llevarle a zonas poco profundas en las que pueda chapotear de manera progresiva.

Nunca fuerces a tu perro pues, en contra de tus intenciones de que se familiarice y se sienta cómodo, conseguirás todo lo contrario: que tema al medio acuático.

Su humano, el gran referente

Tú eres el mejor reclamo para animar a tu perro a comenzar a nadar. Como te decíamos, no es conveniente que le fuerces, pero sí puedes ayudarle, mediante el juego y palabras cariñosas,

También puedes ayudarle a aprender a nadar sujetándolo por la cadera, asegurándote de que mueva sus cuatro patitas.

Flotadores y chalecos caninos

Como os comentábamos en el anterior apartado, algunas razas de perro pueden tener verdaderas dificultades a la hora de nadar. En estos casos, es recomendable emplear flotadores o chalecos para peritos.

Como fin de este artículo nos gustaría remarcar la importancia de no perder nunca de vista a tu perro cuando esté en el agua, tanto si es buen nadador como si no. ¡Si te ha gustado el artículo, te recomendamos echar un vistazo al resto de posts de nuestro blog!