La procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa) es un tipo de oruga urticante que se alimenta de las acículas de los pinos.

Se les llama procesionarias porque suelen desplazarse en grupo, ‘en procesión’, colocadas en fila india para proteger sus cabezas del ataque de depredadores como los pájaros.

Estas orugas no han de confundirse con las orugas de los prados, que son inofensivas y suelen encontrarse en zonas herbáceas. A diferencia que las procesionarias, las orugas de los prados no se mueven agrupadas y pueden desplazarse hacia cualquier dirección.

¿Por qué son tan peligrosas?

La procesionaria pasa por varias fases a lo largo de su vida: huevo, oruga, pupa y mariposa .Es en la fase de oruga o larva cuando pueden suponer un considerable peligro para humanos y algunos animales.

Son tan peligrosas porque cada oruga tiene en su piel más de 500.000 filamentos que contienen una toxina llamada Thaumatopina y que, al entrar en contacto con animales y/o humanos puede causar daños en la piel (dermatitis, urticarias…), problemas oculares y/o alergias.

No obstante, los problemas de salud no surgen solo por tocar de manera directa a la oruga. Sus pelos pueden viajar por las corrientes de aire y afectar así, por vía aérea.

Peligros para las mascotas

Si un perro tocara una procesionaria con su hocico o lengua, podría sufrir picores, inflamaciones, salivación abundante e, incluso, problemas respiratorios. En casos graves se pueden producir infecciones, necrosias e incluso asfixia. Si el perro ingiriera la oruga podría perder la vida.

Lamentablemente, cada año recibimos casos de perros afectados por los tóxicos filamentos de la procesionaria y en numerosos casos se ha tenido que proceder a cortar parte de la lengua del animal.

¿Qué hacer si un perro entra en contacto con ella?

En el supuesto de que tu mascota entrara en contacto con una o varias orugas procesionarias, debes acudir de inmediato a un centro veterinario. ¡No dejes pasar el tiempo, cuanto más tiempo pase desde el contacto, peores previsiones podría tener!

Como primera medida, te recomendamos que laves con agua templada o suero fisiológico la zona de tu mascota que haya estado en contacto con los pelos de la procesionaria, pero nunca debes frotar. Intenta lavar la lengua del animal de dentro hacia afuera, para evitar que la ingera y hacer, así, que los pelos de la oruga salgan al exterior de su boca.

La procesionaria en 2021

Altas temperaturas

Este invierno está siendo más cálido de lo habitual, lo que ha producido que estas orugas desciendan más pronto de los pinos. Lo ‘normal’ es que empiecen a verse en marzo pero este año hace ya varias semanas que venimos observando grupos de estas orugas.

En un escenario como el actual, en el que además de haberse adelantado las comunidades de orugas de la procesionaria, el escenario de la pandemia ha favorecido el aumento de las excursiones a espacios al aire libre. Este hecho hace más que este año se vean muchos casos de urticarias y otros problemas de salud relacionados con la procesionaria, tanto en centros de salud como en veterinarios.

Por esta razón, os aconsejamos extremar las precauciones, no tocar bajo ningún concepto ni a las orugas ni a sus nidos y llevar con correa a los perros cuando se camine por zonas de pinada. ¡Un descuido podría ser muy peligroso!

Suspensión de tratamientos contra la plaga

A raíz de la pandemia se han eliminado algunos tratamientos que se solían llevar a cabo para acabar con la plaga. Además, se han impuesto restricciones en el uso de biocidas que imposibilitan el uso de determinados tratamientos.

Estos dos factores han hecho que el único tratamiento posible para acabar con la procesionaria sea la endoterapia. Aunque es efectiva y respetuosa con el medio ambiente, la endoterapia es cara, lo que hace que dificulta que se implante de manera extensiva.

Si crees que tu perro ha entrado en contacto con la procesionaria, saliva en exceso y/o presenta un comportamiento de excesivo nerviosismo, acude a un centro veterinarios de manera urgente.

La procesionaria nos acompañará, presumiblemente, hasta el mes deabril, por lo que es conveniente no bajar la guardia, especialmente, en áreas donde puedan encontrarse pinos.

Desde Veterpet esperamos que esta información sobre la procesionaria os sirva de utilidad. Si queréis seguir aprendiendo sobre temas que afectan a vuestras mascotas no dudéis en visitar nuestro blog.

 

5/5 - (1 voto)