Seguramente habrás observado que tu perro no se detiene mucho a saborear su comida, sino que tiende a tragarla cuanto antes, independientemente de qué alimentos se traten. Esto ocurre porque el sentido del gusto es el menos desarrollado en los perros.

¿Perciben los perros sabores?

La respuesta es sí, pero no distinguen tantos como los seres humanos. Existen diversas opiniones profesionales acerca de cuantos sabores distintos son capaces de notar.

Lo que sí está claro es que el amargo, el ácido y el dulce sí son percibidos por los perros.

A diferencia de los gatos, los perros sí detectan el sabor dulce, por lo que no es de extrañar que se sientan atraídos por frutas y verduras dulces.

El salado, por su parte, parece que no es un sabor que los perros sean capaces de saborear. Esto se cree que viene dado por la tradicional alimentación que los canes han venido llevando a lo largo de su evolución, basada, principalmente, en el consumo de carne.

El sentido del olfato

El olfato es un sentido que los perros tienen muy desarrollado y que hace que se sientan atraídos por los aromas de los alimentos.

Este hecho explica que los canes se sientan atraídos por objetos no comestibles como envoltorios de alimentos. Por ello, conviene vigilar muy bien a qué objetos ‘con olor a comida’ tiene acceso tu perro para evitar accidentes y posibles problemas de salud (podrían provocarle obstrucciones intestinales, intoxicaciones…).

Con el paso de los años, el sentido del olfato de los perros suele verse mermado, lo que puede provocar la pérdida de apetito de estos.

Diferencias con los humanos

Los seres humanos percibimos los sabores con mayor precisión. Tenemos casi un 80% más de papilas gustativas que los canes y nuestra lengua es más ancha y rugosa que la suya.

¿Te gustaría seguir aprendiendo sobre animales domésticos? En nuestro blog encontrarás múltiples artículos con los que comprenderás mejor la anatomía y comportamiento de tu perro. ¡Gracias por confiar en Veterpet!

Valoración