¿Sabías que algunas flores y plantas pueden ser muy peligrosas para las mascotas? En esta ocasión queremos hablaros de algunas de las que habitualmente tenemos en casa o, incluso, nacen silvestres en nuestro entorno y que son tóxicas para perros y gatos.

Nos encontramos en primavera, la época por excelencia de floración, y por ello, es un momento en el que debemos prestar más atención que nunca a nuestro alrededor y tratar de prevenir que nuestras mascotas pudieran ingerir determinadas plantas o flores.

Si tienes un gato te recomendamos que leas, además, nuestro artículo sobre alimentos que estos felinos no pueden comer.

Las plantas y flores tóxicas para que tu mascota no se acerque

Poto

El poto es una de las plantas más habituales en nuestros hogares. Cuando un perro o gato lo ingiere es muy probable que sufra problemas gastrointestinales (náuseas, vómitos, diarreas…) y necesite tratamiento veterinario.

Hortensia

A pesar de darse con menos frecuencia que con otras plantas o flores, la intoxicación por hortensias (por entrar en contacto con sus hojas o retoños) provoca problemas gastrointestinales y, en caso más severos, convulsiones. En casos todavía más graves, podría provocar que un gato o perro entrara en coma.

Costilla de Adán

También existen modas en el ámbito de las plantas y la costilla de Adán goza de gran popularidad entre los amantes de la decoración de interiores. Es por ello que, en los últimos años, han aumentado las intoxicaciones por esta planta.

Al ser ingerida puede hacer que un perro o gato sufra inflamación en la lengua y el esófago, además de problemas gastrointestinales.

Difenbaquia

Los cristales insolubles de oxalato cálcico que contienen estas plantas provocan que, al ser ingeridos, causen inflamaciones y dolores bucales, problemas para tragar, exceso de salivación e, incluso, anorexia. 

Estos peligrosos cristales de oxalato cálcico están presentes en otras muchas flores como pueden ser los filodendros y los lirios de la paz. 

Aloe

La savia de esta planta puede provocar problemas dermatológicos y gastrointestinales en las mascotas, conjuntivitis si entra en contacto con los ojos e, incluso, bajada de pulso.

Bandera española

Seguro que en tu localidad hay algún parque o plaza en la que puedas encontrar planta de colores vistosos. Que nuestro perro o gato la ingiera podría hacer que éste sufriera problemas digestivos y/o hepáticos.

Hiedra

La totalidad de la hiedra es tóxica para perros y gatos. Provoca la irritación de mucosas y puede llegar a provocar problemas respiratorios y dificultades para tragar. 

 Trata de evitar por todos medios que tu perro o gato ingiera esta planta. Si lo hace es muy probable que desarrolle dermatitis alérgica, problemas gastrointestinales e irritación ocular. 

Adelfa

La totalidad de las adelfas es tóxica e ingerir hasta una parte muy pequeña de ella puede ser muy peligrosa. Si tu perro o gato se come una adelfa es muy probable que sufra arritmia y pueda llegar a morir.

Narciso

Que no te engañe el bonito aspecto de los narcisos, pues todos ellos son tóxicos. La parte más peligrosa son los bulbos y puede provocar severas intoxicaciones que pueden desembocar en fallos multisistémicos en el organismo de gatos y canes.

Tulipán

Los glucósidos y alcaloides del bulbo de los tulipanes le convierten en una planta altamente tóxica que causará vómitos y diarreas a los gatos y perros que lo ingieran.

¿Qué hago si mi perro o gato ingiere una flor o planta tóxica?

Si se diera el caso de que sospeches de que tu mascota ha entrado en contacto o ingerido alguna de las muchas plantas o flores que pueda provocarles daños, es imprescindible que vayas cuanto antes al veterinario. ¡No esperes, cuanto antes sea atendido por un especialista veterinario, mejores previsiones tendrá! Recuerda que, en nuestra clínica de Guardamar del Segura, atendemos urgencias las 24 horas del día.

Los síntomas más habituales de intoxicación por estas flores y plantas son: vómitos, diarreas, arritmia, dificultades respiratorias, dermatitis e inflamación dérmica y de las mucosas.

Si se da el caso de que tu gato o perro ingiera una planta tóxica y tienes acceso a ella, cógela y muéstrasela al veterinario cuando lleves a tu mascota a consulta.

La mejor forma de prevenir percances es clara: evitar tener estas flores y plantas en casa. En el caso de espacios fuera de nuestro hogar, es clave que prestemos especial atención al entorno. Fíjate en las plantas, flores y arbustos que vas encontrando a tu camino y, si detectas que alguno de ellos es tóxico para tu perro, evita pasar cerca de él con tu mascota.

Como siempre, si quieres continuar aprendiendo sobre salud y comportamiento animal, en nuestro blog dispones de mucha información que te resultará de utilidad. ¡Saludos de todo el equipo de Veterpet!