La acupuntura es una técnica terapéutica que surgió en China hace más de 4.000 años y que muy probablemente ya conozcas por su uso en humanos.

Los beneficios de esta tipología de medicina complementaria en humanos han quedado ampliamente demostrados en diversos estudios a lo largo del tiempo y, desde hace algunas décadas, algunos veterinarios especializados, hemos optado también por emplear esta técnica para mejorar la salud de los animales.

¿En qué consiste la acupuntura?

Para esta técnica se insertan agujas muy finas, de unos 0,02 mm de diámetro, en la piel. Las agujas se introducen en puntos preestablecidos con el objetivo de obtener una determinada respuesta fisiológica en el individuo a tratar.

Muchas personas nos preguntan si es una técnica dolorosa y, bien, al tratarse de agujas tan pequeñas, no causan dolor. Sí se puede notar una sensación de hormigueo o algún ligero pinchazo que se desvanece.

Cabe tener en cuenta, por supuesto, que existen zonas de la anatomía, tanto humana como animal, más sensibles que otras.

Acupuntura veterinaria

La mayoría de los animales a los que se practica la acupuntura aceptan muy bien la técnica y no muestran síntomas de molestia ni dolor.

La mecánica es exactamente igual a la de la acupuntura en humanos, no obstante, se tienen en cuenta la anatomía específica de cada especie para ofrecer un alivio eficaz de la patología en cuestión del animal.

Cabe tener en cuenta que la acupuntura no es infalible y que la mejora dependerá de cada caso específico, no obstante, sí supone una alternativa interesante que ofrece buenos resultados en determinadas afecciones.

Patologías en las que se suele emplear acupuntura

Existen determinadas dolencias y/o enfermedades en las que la acupuntura suele ofrecer muy buenos resultados de mejora. Algunas de las más relevantes son las siguientes:

  • Problemas urinarios y renales (Infecciones de orina, síndrome urológico…)
  • Epilepsia
  • Problemas dermatológicos y alérgicos.
  • Enfermedades articulares degenerativas
  • Inflamaciones
  • Problemas respiratorios (sinusitis, asma…)
  • Mielopatía degenerativa
  • Trastornos del comportamiento (agresividad, ansiedad…)

En cualquier caso, debe ser un veterinario el que decida si esta técnica es o no adecuada para la enfermedad concreta del animal y considere la idoneidad de combinar acupuntura con la medicina convencional u otros posibles tratamientos alternativos.

¿Tu mascota sufre alguna de las patologías enumeradas en este artículo? ¿Te gustaría recibir más información sobre la técnica de la acupuntura? En VeterPet somos especialistas en acupuntura de animales y estaremos encantados de asesorarte. ¡Puedes llamarnos por teléfono o pasarte por cualquiera de nuestras clínicas!