Muy pronto llegarán las altas temperaturas y, con ello, la necesidad de proteger a nuestras mascotas de los efectos del calor intenso en su organismo.

Un golpe de calor puede provocar problemas graves de salud e, incluso, la muerte de un animal, en cuestión de minutos.  Con pequeñas acciones que te contamos en este artículo será muy sencillo prevenir que nuestros animales sufran hipertermia.

Consejos para proteger a los animales de los golpes de calor

  1. Deja agua a su alcance

Como nos pasa a las personas, cuando las temperaturas son más altas, los animales necesitan reponer mayor cantidad de agua de su cuerpo.

Cualquier día del año tu perro, gato, conejo… tiene que tener acceso a agua suficiente para estar hidratado, pero, en los meses más calurosos del año, esto es de vital importancia.

Ten en cuenta que es importante que a su agua no le de el sol para que cuando la beba resulte refrescante para tu mascota.

  1. Comidas y ejercicio en las horas de menos calor

En los meses más calurosos es mejor que los animales coman en horas en las que no haga mucho calor para que hagan mejor la digestión. Lo ideal es que ingieran alimentos temprano por la mañana y/o por la noche.

Aprovecha los momentos más fresquitos del día para dar paseos y no lo hagas en las horas del día cuando el sol está más alto.

Evita que haga ejercicio brusco o muy intenso en los momentos con temperaturas altas.

  1. Proporciónale sombra y ventilación

Asegúrate de que tu animal de compañía tenga acceso siempre a un lugar con sombra. Si va a pasar mucho tiempo en un espacio cerrado, cerciórate de que la ventilación del espacio sea adecuada y suficiente.

  1. No encerrarlo en el coche

Lamentablemente, todos los veranos se producen numerosas muertes de, sobre todo, perros, por haberlos dejado en el coche, exponiéndole a altísimas temperaturas, sin agua ni ventilación. ¡Nunca dejes a tu mascota encerrada en el coche!

  1. Prestar especial atención a animales vulnerables.

Los más propensos a sufrir este problema son aquellos animales con problemas de sobrepeso, renales o de corazón. También se suelen ver más afectados los animales ancianos y los cachorros.

Otro hecho que afecta a la propensión a sufrir golpes de calor es tener el pelaje oscuro, pues retienen mayor calor en la exposición solar.

En el caso de los perros y gatos, hay determinadas razas con mayor probabilidad de sufrir golpes de calor:

  • Por sus dificultades respiratorias:
    • Perros: Boxer, Bulldog, Boston Terrier, Affenpinscher, Carlino…
    • Gatos: Persa, Gato Birmano, Gato Himalayo, Gato exótico de pelo corto…
  • Por su espeso pelaje:
    • Perros: Bobtail, Chow Chow, Husky Siberiano…
    • Gatos: Persa, Somalí, Balinés, Ragdoll…

Cómo detectar un golpe de calor

Hay algunos síntomas que deberían alertarte y hacerte sospechar que tu mascota pudiera estar sufriendo una hipertermia:

  1. Vómitos.
  2. Temblores Musculares y/o tambaleos.
  3. Dificultades respiratorias.
  4. Enrojecimiento de las mucosas.
  5. Alteración de la salivación.
  6. Mucosas que se tornan azuladas.
  7. Agitación respiratoria.
  8. Aumento considerable de la temperatura

En perros la temperatura normal suele rondar los 39ºC, cuando sufren un golpe de calor puede llegar a presentar 42ºC o, incluso mayor temperatura.

Qué hacer si a tu mascota le da un golpe de calor:

  1. Tratar de bajar su temperatura corporal

Lo primero que tienes que hacer es tratar de bajar su temperatura corporal. Para ello, lleva al animal a un lugar fresco y aplícale agua templada en las zonas de la cabeza, el cuello, las axilas y las inglés. ¡El agua no debe estar caliente ni muy fría, pues no es recomendable que la temperatura cambie de una manera demasiado brusca.

Hacer esto es de vital importancia pues podría evitar daños cardiacos y cerebrales.

No es recomendable que le cubras con toallas mojadas, pues conseguirás lo contrario a lo que queremos. ¡Cubriéndole harás que el calor no se libere!

  1. Humedecerle la boca

Vierte un chorro de agua templada (es importante que no esté demasiado fría) en la boca de tu mascota pero no le obligues a beber. En esta situación, hacer que tu perro beba ‘a la fuerza’ podría provocar que se ahogue. ¡Con humedecerle la boca será suficiente!

  1. Acudir al veterinario

Una vez hayas llevado a cabo los dos anteriores pasos, es importante que acudas al veterinario con el animal para que un profesional pueda reconocerlo y prescribirle medicación si fuera necesario.

Recuerda que en Veterpet contamos con un gran equipo profesionales al servicio del cuidado de la salud de tu mascota y que, si tienes cualquier consulta sobre este o algún otro tema de cuidado animal, estaremos encantados de atenderte. ¡Puedes ponerte en contacto con nosotros a través de los números de teléfono que encontrarás en este enlace.