Tanto los perros como los gatos suelen tener una temperatura superior a la de los humanos, por lo que el simple hecho de percibir que están calientes, no será un indicador fiable de fiebre.

La única forma fiable de averiguar que un gato o perro tiene hipertermia es tomarle la temperatura con un termómetro rectal.

¿Cuál es la temperatura habitual en perros y gatos?

Temperatura normal en perros

En los canes, la temperatura considerada como normal, se encuentra entre los 38 o y los 39,2o.

Si la temperatura supera los 39,2o podremos considerar que el perro tiene hipertermia. No obstante, estos rangos pueden variar en función de la raza u otras características del animal.

No obstante, debes tener en cuenta que los cachorros suelen tener temperaturas corporales más bajas ( de entre 34,4 o y 36,1 o).

Temperatura normal en gatos

La temperatura habitual en gatos suele encontrarse entre los 38o y los 39,5o. Por tanto, en el caso de los gatos, una temperatura superior a los 39,5 o puede indicar fiebre.

Fiebre en perros y gatos

La fiebre en gatos y perros puede darse por múltiples motivos, de origen microbiano o no microbiano.

Entre las causas de fiebre de origen microbiano encontramos agentes externos como los hongos, bacterias, virus o levaduras. En cambio, si hablamos de agentes externos no microbianos que puedan causar fiebre, encontramos medicamentos, hormonas o inmunocomplejos.

Frente a estos agentes microbianos o no microbianos, el organismo de los animales activa mecanismos de producción de calor para tratar de eliminarlos del organismo. Otra posibilidad es que la fiebre se produzca por inflamaciones de origen no infeccioso como un traumatismo.

Síntomas de fiebre

¿Sabrías cómo detectar la fiebre en tu mascota? Algunos de los síntomas más habituales que podría ayudarnos a detectarla serían la pérdida de apetito, sequedad en el hocico, temblores, aumento de la frecuencia respiratoria y cardiaca, somnolencia y/o secreción nasal.

Diferencia entre fiebre y golpe de calor

No debemos confundir la fiebre con los golpes de calor. Cuando la temperatura del animal aumenta debido a un golpe de calor, no hay ningún cambio de termorregulación en el hipotálamo del gato o perro. Por tanto, no trataremos de la misma manera las hipertermias febriles que las que no lo son.

Con la llegada del verano y, por consiguiente, de las altas temperaturas, es habitual que se den golpes de calor en perros y gatos, por lo que es muy importante conocer cómo podemos proteger a las mascotas frente a las altas temperaturas. Puedes consultar más información en este enlace.

Si detectas algún síntoma indicador de fiebre en tu mascota, te recomendamos que acudas cuanto antes a su veterinario, pues será clave averiguar la causa de ese aumento de la temperatura del animal para poner remedio cuanto antes a los posibles problemas de salud subyacentes. En casos de fiebre alta será necesario administrarle medicación y/o realizar un enfriamiento controlado del cuerpo del animal.

¿Deseas seguir aprendiendo sobre la salud de perros y gatos? En nuestro blog encontrarás muchas más entradas sobre salud animal. ¡Gracias por confiar en Veterpet!