La primavera y el verano son las épocas del año en las que existe más riesgo de que se produzca conjuntivitis alérgica en perros. Si bien es cierto que hay razas propensas a sufrir problemas en los ojos, ningún can está libre de poder padecerla.

Síntomas, Causas y Prevención de la conjuntivitis en los perros

En primer lugar, queremos explicaros qué es la conjuntivitis. Se trata de una inflamación de la membrana conjuntiva ocular, que puede afectar a ambos ojos o únicamente a uno.

Síntomas de la conjuntivitis en perros

La principal sintomatología de la conjuntivitis incluye los siguientes factores:

  • Enrojecimiento del ojo
  • Inflamación ocular
  • Legañas y/o lagrimeo muy abundante.
  • Secreciones oculares.
  • Hipersensibilidad a la luz
  • Dolor ocular.

¡Si sospechas que tu perro padece conjuntivitis, acude cuanto antes al veterinario, pues si no se trata a tiempo, podría desembocar en complicaciones más severas que podrían llevar, incluso, a la ceguera del animal!

Conjuntivitis canina en primavera y verano

En primavera y verano son los periodos del año en los que más riesgo de conjuntivitis alérgica existe. Esto ocurre por varios factores:

  1. El ambiente es más seco que en otras épocas del año.
  2. Hay más partículas en suspensión en el ambiente, lo que favorece los procesos alérgicos.
  3. El cloro de las piscinas puede fomentar la aparición de conjuntivitis en perros.

Como comentábamos, el tipo de conjuntivitis que suele darse en verano es de tipo alérgico, por lo que no es contagiosa.

¿Qué causa la conjuntivitis en perros?

La conjuntivitis puede darse por diversas causas. Algunas de las más comunes son las siguientes:

  • Reacción alérgica.
  • Infección bacteriana o viral (ej. por herpes).
  • Parásitos.
  • Lesiones oculares o mordeduras.
  • Presencia de cuerpos extraños.
  • Infección del lagrimal.
  • Otras enfermedades (tumores, glaucoma…)

Queratoconjuntivitis seca

Uno de los tipos de conjuntivitis más común en los canes es la queratoconjuntivitis seca, de naturaleza autoinmune.

Normalmente se da en perros de unos cinco años, produciéndose sequedad y deshidratación ocular. En algunos casos también aparecen secreciones de color verdoso.

Si en estos casos la conjuntivitis no desaparece con el tratamiento prescrito por un veterinario, existe la posibilidad de que se trate de un problema crónico que necesite tratamiento de por vida. En algunas ocasiones se hace necesaria una intervención quirúrgica para curar al animal.

Sea cual sea el tipo de conjuntivitis que padezca el animal, es vital que el veterinario realice un completo examen oftalmológico para determinar las causas de la inflamación de la membrana conjuntiva del ojo del perro y establecer un diagnóstico lo más precoz posible.

Cómo prevenir la conjuntivitis en perros

1.      Procura que tu perro lleve una dieta equilibrada

Una buena alimentación favorecerá la salud de tu perro en general y la salud ocular, en particular.

2.      Higienizar los ojos con suero fisiológico

Si observas alguna secreción en uno o ambos ojos de tu perro, límpiale delicadamente con una gasa empapada suero fisiológico.

3.      Retirar el pelo de los ojos del perro.

La acumulación de pelo en sus ojos podría convertirse en un lugar de concentración de bacterias.

4.      Evitar aplicarle productos no prescritos por un profesional

No eches a tu perro cremas, colirios o pomadas que no haya prescrito un veterinario previamente. ¡Podrías causarle daños muy graves!

5.      Evitar que el perro camine por zonas donde pueda golpearse

Sabemos que no será tarea sencilla pero evita, en la medida de lo posible, que se exponga a posibles golpes y zonas donde pudiera encontrarse con objetos que pudieran introducirse en sus ojos.

6.      Aleja a tu mascota del humo del tabaco

No fumes en la misma habitación en la que esté tu perro, pues el humo del tabaco es muy dañino para su salud (ocular y global).

7.      No olvides las revisiones veterinarias periódicas

Sobre todo, a partir de cuando el perro cumple los 8 años, es necesario que un profesional vigile periódicamente que no existen problemas en sus ojos, ya no solo conjuntivitis, sino otras patologías como las cataratas.

Existe la posibilidad de que, si tu perro tiene conjuntivitis, ésta pueda ser debida a alguna enfermedad y, si esto es así, es fundamental que el veterinario realice un diagnóstico lo más precoz posible.

8.      Resguarda a tu perro del sol

Especialmente en verano, es mejor que evites pasear con tu perro en las horas del día de mayor radiación y que no pase mucho tiempo a pleno sol.

¡Asegúrate de que tu perro tenga siempre una zona de sombra disponible y agua a su alcance!

9.      Presta especial atención a los perros braquicéfalos y/o con entropión.

Perros braquicéfalos

Si tienes un perrito braquicéfalo (con el morro corto y la cabeza achatada) deberás prestar mucha atención a su salud ocular pues son propensos a los problemas oftalmológicos.

Algunas razas de perro braquicéfalos son el bóxer, el Boston terrier, el shih tzu, el carlino, el bulldog inglés y el bulldog

Perros con entropión

Por otro lado, los animales cuyos párpados se enrollan hacia dentro (entropión), también son propensos a padecer problemas oculares. El Chow chow o el Shar Pei son dos de las razas con mayores problemas oculares debido al entropión.

Si detectas algún síntoma que te haga sospechar que tu perro tiene conjuntivitis, acude lo más pronto posible al veterinario y no optes por medicarlo sin una previa prescripción de un especialista. Ten en cuenta que existen muchos tipos y causas diferentes de conjuntivitis, y cada una de ellas, requiere de un tratamiento específico.

Recuerda que estamos a tu disposición para cualquier consulta en cualquiera de nuestras clínicas.

¡Gracias por leer los contenidos de Veterpet, si quieres! ¡Si quieres aprender más sobre comportamiento animal, visita nuestro blog!